1132869262-43105

Primeros hábitos alimenticios del bebé

A lo largo del primer año de vida de tu pequeño, ocurren grandes cambios en la alimentación. En tan sólo doce meses, pasan de ser capaces únicamente de succionar pecho o biberón a base de leche materna a poder degustar cualquier sabor, masticar alimentos sólidos y asimilar cualquier sustancia complementaria (sal, azúcar, gluten, otros condimentos…) siempre con la debida moderación y siguiendo las indicaciones de su Pediatra. En este artículo hablamos de la alimentación de tu bebé en su primer año de vida.

Durante esta primera etapa, los niños dependen absolutamente de sus padres o tutores, así que fundamentalmente depende de tu actuación conseguir que tu pequeño tenga hábitos alimenticios adecuados.

Aquí te mostramos un calendario orientativo de la introducción de alimentos. ¡Sigue siempre las recomendaciones de tu pediatra!

dieta

Algunas recomendaciones para conseguirlo:

• Hablar con los niños, cantar, divertirse comiendo.

• Cambiar a menudo de sabor en las papillas de cereales para que se acostumbren a los cambios fácilmente.

• Si un día no quiere comer porque “algo” ha cambiado, no desistir. Volver a ofrecérselo otro día.

• Cuando vayan apareciendo los dientes… y le duela, tener un poquito de paciencia si le cuesta comer y aliviárselos con algún objeto adecuado para morder.

• Es bueno que vaya ejercitando los músculos de su boca, chupando pan o fruta sólida, como ejercicio previo a la masticación. Nunca dulces o alimentos que le sacien.

• Que explore los alimentos con todos sus sentidos. Los toque, los huela, los pruebe… ampliará sus experiencias (esto que se permite a esta edad, posteriormente se irá controlando, para conseguir una buena conducta en la comida).

• Ha de comer… y beber agua, leche, zumos de frutas.

• A partir de los diez meses ir haciendo los purés más sólidos y separar los trocitos de carne o pescado para que vaya acostumbrándose a masticar.

• No dejarle solo mientras come ni darle objetos pequeños para evitar que se atragante.

• Permitidle que se lleve la comida a la boca él solo, aunque se manche un poco. Le empieza a gustar sentirse mayor y saber que puede dominar la cuchara.

Y recuerda!

• Seguir un horario adecuado y regular para consolidar correctamente el hábito de comer.

• Ante la primera negación a comer un alimento nuevo, no pensar que es definitivo, sino volvérselo a ofrecer en otro momento o en menor cantidad, hasta que vaya aceptándolo.

• No forzarle a comer más de lo que necesita.

• El niño necesita un ambiente tranquilo y relajante a la hora de comer, así como olvidarnos de las prisas.

• Evitar alimentos entre las comidas.

• Seguir siempre las orientaciones de su Pediatra.

• Es importante olvidarnos de las prisas. Hablar con los niños, cantar, divertirse comiendo.

• Si ponemos poca comida en el plato, el niño pensará que acabarlo no le cuesta mucho y se lo comerá sin demasiada dificultad. Esto le dará seguridad e incluso puede que le den ganas de pedir más.

¡Esperamos que te valgan estos consejos! =)

Deja un comentario