C4HHGD-children-nu_2639829b

¿Cómo puedo apoyar la salud social y emocional de mi niño? ¡8 consejos!

Muchos padres creen que los niños naturalmente saben llevarse bien con las otras personas y manejar sus propias emociones. Esto no es verdad; muchas de estas habilidades son aprendidas, y los adultos tienen que enseñárselas a sus niños. Esto significa que los padres son los maestros más importantes en cuanto al aprendizaje socio-emocional.

Las buenas noticias son que la mayoría de las cosas que usted ya hace diariamente con su hijo le puede ayudar a desarrollar estas habilidades, sin ocupar más tiempo o esfuerzo. Al nacer su bebé ya puede empezar a realizar estas cosas. Aquí le presentamos 8 consejos para fomentar la salud socio-emocional de su pequeño. Tiene más consejos, actividades, cuentos y juegos en www.phpro.es

1. Abrace a su niño mucho.

¿Por qué? Porque esto ayuda a su niño formar un lazo con usted. También el contacto físico puede formar las conexiones cerebrales que apoyan todas las áreas del desarrollo de su niño (socio-emocional, lenguaje, coordinación física, etc.).

2. Responda a los esfuerzos que hace su niño para comunicarse con usted.

Cuando su pequeño hace ruidos, imítelo. Cuando él le mire a usted, mire a él y háblele. Cuando él levanta sus brazos hacia usted, levántelo y dígale que le encanta abrazarlo. Cuando su niño quiere decirle algo a usted, póngase al nivel de él y tome tiempo para escuchar.

¿Por qué? Estas respuestas inmediatas le dicen a su hijo que su comunicación es importante y efectiva. También le animará a continuar desarrollando estas habilidades. Él aprenderá a escuchar y a comunicarse bien con las personas en su vida.

3. Enriquezca las rutinas diarias de su niño (por ejemplo durante la comida, el baño y al dormir) y haga contacto visual y comparta sonrisas, conversaciones, cuentos y libros.

¿Por qué? Estas interacciones diarias son una manera en que usted y su hijo siguen fortaleciendo el lazo paterno-filial. Esto es muy importante. Si su niño tiene buena relación con usted, podrá tener buenas relaciones con las otras personas en su vida. También leer libros a su niño mientras lo abraza le ayudará que le guste leer más.  Aplique esto aún si su niño no puede entender o leer las palabras.

4. Tome su tiempo y haga lo que hace su niño. Juegue con él/ella en el suelo y háblele.

¿Por qué? Tomando tiempo para jugar con su pequeño le hace sentirse seguro y le anima a tomar iniciativa y a explorar. Escuchar bien a su niño le hace sentirse entendido y le comunica que le importa.

5. Guíe a su niño en las situaciones sociales.

¿Por qué? A los bebés les encantan mirar a otros bebés. Los niños aprenden a socializar al practicar con la ayuda de los adultos. Si usted ayuda a su niño en las situaciones sociales, él aprenderá a formar las amistades y llevarse bien con otros. Si usted reconoce y afirme los sentimientos que tiene su niño durante sus interacciones con sus compañeros, su niño aprenderá a reconocer y a tratar con estos sentimientos. Esto es un paso importante para enseñar a los niños como negociar con los conflictos.

6. Tenga esperanzas realistas para las habilidades socio-emocionales de su niño.

¿Por qué? Porque si los padres esperan que su niño haga algo fuera de sus habilidades socio-emocionales, puede frustrar a todos, por ejemplo, una madre que espera que su hijo de 2 años comparta sus juguetes. Cuando él no quiere, la madre se pone enojada.

Ella no sabe que la mayoría de los niños de 2 años no están listos para compartir. Si ella sigue insistiendo que lo haga, los dos se ponen frustrados. (¿Cómo se sentiría usted si una persona insistiera que haga algo que no es capaz de hacer?) Las expectativas realistas para los niños de 2 años son diferentes de lo que puede esperar de un niño mayor o menor. Esta es la razón por la cual es muy importante que los padres sepan sobre el desarrollo socio-emocional de cada edad.

7. Cuando su niño se porta mal, busque la razón por su comportamiento.

¿Por qué? Un niño pequeño no se porta mal porque es malo. Se porta mal porque hay algo que no puede expresar. Puede estar asustado, frustrado, con hambre, enfermo, cansado o triste; hay muchas posibilidades. Si usted encuentra la razón de estos sentimientos,  puede ayudar a mejorar el comportamiento al satisfacer lo que necesita el niño.

8. Cuide su propia salud socio-emocional. 

Todos los padres jóvenes se sienten estresados a veces. Los niños requieren mucho cuidado y los padres tienen muchas responsabilidades. Puede parecer imposible cuidarse a si mismo, pero es algo esencial. Si usted siempre se siente que ya no puede aguantar, su familia sufrirá. Si usted está pasando por un divorcio, la depresión, el desempleo, una enfermedad u otra situación difícil, es aún más importante que usted busque la ayuda que necesita. Cuidar su propia salud es cuidar la de sus niños también.

Deja un comentario