ADHD

Trastorno por déficit de atención y/o hiperactividad (TDAH)

El trastorno por déficit de atención y/o hiperactividad (TDAH) es un cuadro sintomático tremendamente heterogéneo desde el punto de vista clínico. Se define por la presencia de tres síntomas fundamentales: 1. Atención lábil o dispersa, 2. Impulsividad y 3. Hiperactividad o inquietud motriz exagerada y sin intención para la edad del niño/a.

A veces se confunde con la inquietud normal de la etapa de la infancia y se sobre-diagnostica. En otros casos, los niños que la padecen pasan de largo y no reciben la ayuda necesaria para adaptarse al medio escolar. ¿Quieres saber más acerca de este tema? ¡Sigue leyendo!

El TDAH es un trastorno crónico, que se presenta desde los primeros meses de vida del bebé, aunque no siempre es fácil adivinarlo y evoluciona de manera notable a la par que van pasando el tiempo (fundamentalmente evidente durante los primeros años de vida).

Aunque es un trastorno que se ha descrito desde la antigüedad, no es hasta el año 2000 que lo recoge el DSM-IV. H. Hoffmann es conocido, por numerosos autores, como el primero en describir a un niño con este trastorno a mediados del siglo XIX.

Prevalencia

El TDAH ha sido considerado una patología menor hasta hace escasos años, por ello los porcentajes de personas que manifiestan este cuadro han ido aumentando progresivamente. En la actualidad y a pesar de que es difícil establecer una prevalencia exacta a causa de los diferentes criterios diagnósticos que se pueden emplear, los métodos y las fuentes de información, ésta se estima en torno a un 10%. Para aclarar esto mejor, realizaremos un análisis más exhaustivo, ya que la prevalencia del TDAH depende del tipo del mismo del que estemos hablando y del sexo del individuo:

-Por subtipo: las diferencias más significativas se encuentran en el subtipo impulsivo-interactivo (4 niños por cada niña), reduciéndose en el subtipo disatencional (2 niños por cada niña)

-Por sexo: hay mayor prevalencia en chicos que en chicas, la cual tiende a estabilizarse a medida que aumenta la edad.

Etiología- causas

No está aún clara la causa exacta del TDAH. Sin embargo, sabemos que es un trastorno neurobiológico con componente genético y que existe una alteración en el funcionamiento de dos neurotransmisores cerebrales: la noradrenalina y la dopamina. Ambas sustancias no funcionan adecuadamente en la zona de la corteza prefrontal, donde se encuentra el control de funciones como la atención, concentración e impulsividad. Además del componente genético en el origen del TDAH nos encontramos con circunstancias socioambientales que pueden agravarlo,  problemas durante el parto, alteraciones neurológicas y déficits sensoriales.

Repercusiones

En el ámbito social, los niños con TDAH suelen manifestar problemas para entablar adecuadas relaciones sociales tanto con las figuras de autoridad (maestros, padres,…) como con los otros niños/as. En el entorno escolar, la dificultad para permanecer sentado, prestar atención y escuchar, etc. pueden hacer del colegio un lugar difícil para el niño/a. A pesar de que la totalidad de niños y adolescentes con TDAH tienen una inteligencia igual o superior a la media, entre el 40 y 60% presenta graves problemas de aprendizaje, a causa de su mala organización, impulsividad o hiperactividad y falta de atención.

Todo lo anterior, puede conllevar, en algunos casos, el presentar más riesgo de padecer ansiedad, trastornos del humor, abuso de sustancias y delincuencia durante la adolescencia.

Abordaje clínico, psicopedagógico y social

Desde el equipo multidisciplinar que configuramos PHPRO queremos acompañar a las familias de niño/as que presentan TDAH en ese difícil día a día que viven, para que con atención temprana y estimulación precoz ayudemos al pequeño/a a reducir aquellos posibles síntomas que merman su vida social y escolar. En efecto la atención, la concentración, la memoria y el control de impulsos también se entrenan y eso es lo que haremos con nuestro programa.

El abordaje del TDAH incluye cuatro pilares básicos que deben de trabajarse conjuntamente:

-Tratamiento farmacológico: el especialista recetará al niño aquel fármaco más adecuado a sus características y necesidades.

-Tratamiento psicopedagógico: el personal educativo deberá tener en cuenta la individualidad de cada sujeto y respetar las características personales del niño/a debidas a su hiperactividad y/o déficit de atención.

-Psicoeducación, apoyo y orientación familiar: la familia tiene que conocer la forma de actuar en su día a día para con este niño/a, por ello es fundamental un buen conocimiento de sus funciones y actuaciones.

-Intervención psicológica sobre el niño: que le ayude a potenciar sus puntos fuertes y a convivir y aceptar los débiles.

En www.phpro.es te ofrecemos recursos para facilitar el aprendizaje de tu pequeño con TDAH. ¡Estamos para ayudarte!

Webgrafía

-Unidad de Salud Mental Infanto-Juvenil Hospital Universitario Reina Sofía. (2009). Trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Guía para padres y educadores. Barcelona: Editorial Glosa, S.L.

-Pascual-Castroviejo, I. (2008). Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH). Recuperado el 18 de noviembre de 2013, de: http://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/20-tdah.pdf

-AMANDA: Asociación malagueña de niños y adultos con déficit de atención e hiperactividad. Impacto del TDAH en la vida social de las personas.  Recuperado el 18 de noviembre de 2013, de: http://www.amanda.org.es/index.php/ique-es-el-tdah/articulos/338-impacto-del-tdah-en-la-vida-social-de-las-personas.html

Deja un comentario