mocosa

¡Mocos fuera!

La nariz alberga gran número de bacterias y virus, por lo que la limpieza de la nariz y unos buenos hábitos de higiene a la hora de eliminar el moco son funda­mentales para evitar la trans­misión de gérmenes al toser y estornudar. A continuación te explicamos cómo mantener una buena salud nasal en tus pequeños.

Hay que limpiar la mucosidad y las partículas retenidas en la nariz con un pañuelo limpio y tapando alternativamente una ventana nasal y luego la otra y sin expulsar el aire con mucha fuerza. En caso de obstrucción persistente (por ejemplo, debido a un catarro) se pue­den hacer lavados con suero fisiológico o inhalar vapores de agua, sin añadir ninguna otra sustancia a menos que lo indique el médico.

Mantener limpia la nariz es especialmente importante en los niños, para evitar la aparición y transmisión de infecciones. Cuando la nariz está obstruida la respiración se traslada a la boca, lo que enfría la faringe y les hace más propensos a los catarros.

¿Es posible evitar los resfriados?

Dado que son tantos los virus que pueden provocar resfriados, no existe una vacuna o inmunización para prevenirlos. Pero para ayudar a evitar el contagio o la transmisión de los resfriados, tus niños deben:

  • intentar mantenerse alejados de cualquier persona que esté fumando o esté resfriada. Las partículas de virus viajan hasta 12 pies (3,7 metros) a través del aire cuando una persona resfriada tose o estornuda. Por otra parte, el humo exhalado por un fumador hace que los niños sean más propensos a enfermarse.
  • lavarse las manos muy bien y con frecuencia, en especial después de sonarse la nariz.
  • cubrirse la nariz y la boca al toser o estornudar.
  • evitar compartir toallas o vajilla y utensilios con una persona resfriada. Tampoco deben beber del mismo vaso, lata o botella que otras personas; es imposible saber si alguien está a punto de caer resfriado y ya está diseminando el virus.
  • no levantar los pañuelos usados por otras personas.

¿Qué hacemos cuando tosemos o estornudamos?
En el estu­dio DETTOL, el 76% de las mu­jeres españolas consultadas consideraron que el estornudo era una de las principales vías de transmisión de los resfria­dos o la gripe. También la tos (para el 64% de las mujeres), el aire (37%), las manos (37%) y la saliva (34%).

Al toser o estornudar, elimina­mos gran cantidad de microorga­nismos que podemos transmitir a otras personas. Para evitarlo, debemos cubrirnos la boca y nariz con un pañuelo y tirarlo después a la basura. Posterior­mente se recomienda lavarse las manos con agua o jabón o, en su ausencia, con productos alcohóli­cos o preparados con biocidas.

De esta forma mantendremos a nuestros pequeños seguros de posibles resfriados o gripes en estos tiempos en los que es frecuente su contagio.

Deja un comentario