rsz_106429403

Buenos hábitos para la salud emocional de tu pequeño

Entre el nacimiento y los 2 años de edad, los padres y cuidadores tienen un papel muy importante en ayudar a los niños a aprender sobre los sentimientos. Lo más importante que pueden hacer es satisfacer las necesidades de sus bebés, quererlos, cuidarlos y consolarlos, cuando lo vean necesario.

Este cuidado sensible ayuda a los niños pequeños a entablar relaciones estrechas y cariñosas con los adultos que los cuidan. Sentirse seguro, amado y cuidado es el componente mayor y más importante en el sano desarrollo social y emocional de un niño.

Hay otras cosas que puedes hacer para ayudar a tu bebé o niño pequeño a empezar a aprender sobre los sentimientos y cómo expresarlos. Así se formarán buenos hábitos en tu hijo mientras es muy pequeño, de modo que éstos se incorporen a sus interacciones y rutinas diarias.

  • Toma en cuenta el temperamento de tu hijo, o sea, la manera en que él o ella aborda y reacciona ante el mundo. El temperamento afecta la intensidad con que su hijo experimenta los sentimientos (como la frustración o el enojo) y lo fácil o difícil que se le hace tranquilizarse. Un niño que tiene sentimientos o reacciones fuertes puede encontrar más dificultades para aprender a controlar sus sentimientos. Los sentimientos probablemente le parecen aún más fuertes y abrumadores. Por otro lado, a un niño de trato fácil los cambios o perturbaciones en el ambiente no lo molestarán demasiado.
  • Háblale sobre los sentimientos. Al principio los bebés y niños pequeños a lo mejor no te entenderán si dices algo como: “Veo que estás triste”; pero es muy importante para ayudar a tu hijo a aprender a identificar y describir sus sentimientos. Si mencionas los sentimientos una y otra vez mientras tu hijo crece, el niño eventualmente llegará a comprender lo que quieres decir. A medida que tu hijo desarrolle las habilidades del lenguaje, empezará a usar esas palabras por su cuenta.
  • Sé un modelo de la expresión saludable de sentimientos fuertes. Con tus palabras y acciones, puedes mostrar a tu hijo cómo manejar los sentimientos fuertes y recuperarse. Debes ser un modelo del autodominio y mostrar que a veces todo el mundo necesita un descanso.

Fuente

Greenspan, S. (with Breslau Lewis, N.). (1999). Building healthy minds: The six experiences that create intelligence and emotional growth in babies and young children. Cambridge: PerseusBooks.

Deja un comentario