bebe

Bebés, niños y pantallas

La multimedia educativa es una auténtica revolución y la interacción de música, sonidos, imágenes y textos para aprender es irremediable y una buena oportunidad. Los niños tienen ya familiaridad con esta tecnología y se reconoce a estas últimas generaciones como nativas digitales. Sin embargo, hay ya acuerdos, tras estudios científicos, de algunos riesgos importantes según la edad y tiempo de permanencia ante las pantallas.

En pediatría ya hay consenso sobre el tiempo máximo que deben de permanecer los bebés y niños ante las pantallas de cualquier tipo.  La prestigiosa Academia Americana de Pediatría que es una referencia para muchos de nosotros, nos alerta.

En PHPRO difundimos y defendemos lo siguiente:

En general podemos afirmar que antes de los dos años no es buena idea fomentar que el bebé o menor tenga contacto diario con dispositivos electrónicos de cualquier tipo (TV, ordenadores, smartphones, tabletas ,etc.). Es frecuente que menores de dos años pasen horas con los “dibujitos” de algunos canales que hacen de canguro en las parrillas televisivas.

La valoración global es que abusar de exposición a pantallas es bastante más malo que bueno.

Pasarse con estos dispositivos tiene riesgos neurobiológicos de importancia si abusamos de ella.

Algunos juegos interactivos pueden ser beneficiosos para niños pequeños, sobre todo los dirigidos al lenguaje y la alfabetización, pero el contacto persona-persona (padre y madre con hijo) es inmejorablemente más efectivo en estas etapas, además de dar seguridad y confianza al bebé.

PHPRO tiene recursos multimedias en todas las etapas, pero es el momento de aclarar que sobre todo al principio nuestra aplicación es más para padres, madres , abuelos y tutores que para el mismo niño.

Lo que pretendemos es que se tenga información sobre el desarrollo psicomotor del niño (gráfica de estado) recursos (propuestas de actividades) y así hasta el final d la etapa infantil (seguimientos).

Para resumir, nuestras recomendaciones son:

1. No al uso diario de pantallas para los bebés (en particular “dibujitos animados” canguros tan usualmente frecuente).

2. Cuando se use un recurso audiovisual en pantalla, que sea atractivo, oportuno, por breve espacio y en presencia de los padres.

3. A partir de los dos años ir aprovechando los recursos multimedias de forma gradual y con cierta autonomía por parte del menor.

4.Siempre procurar que no se convierta en algo tan repetitivo que pueda generar adicción ni sea sustitutivo de las atenciones familiares que es y será siempre lo mejor y más favorecedor.

El artículo completo está desarrollado en:

http://www.aap.org/en-us/advocacy-and-policy/aap-health-initiatives/Pages/Media-and-Children.aspx

Deja un comentario