madestra haciendo EDUCAMIENTO

Estimular pronto y bien es lo más oportuno: de la neurociencia teórica a la práctica ordinaria

En PHPRO siempre decimos que la Neurociencia nos inspira y que los aprendizajes deben ser compatibles con el cerebro. De entrada, es mejor que sean precoces, oportunos y estén motivados. Para todo ello, no hay otra alternativa que implicar a las familias.

El nivel socioeducativo de cada alumno está muy relacionado a las oportunidades que tuvo en los primeros 70 meses de la vida.  Por supuesto, también influye que tenga una oportuna continuidad en el medio escolar.

El conocimiento de cómo funciona y aprende el cerebro podrá tener, y de hecho tiene, un gran impacto en la educación. Comprender los mecanismos cerebrales que subyacen al aprendizaje y la memoria, así como los efectos de la genética, el entorno, la emoción y la edad en el aprendizaje, podrían transformar las estrategias educativas y permitir idear programas que optimizarán el aprendizaje de personas de todas las edades con las más diversas necesidades. Sólo comprendiendo cómo el cerebro adquiere y conserva información y destrezas seremos capaces de alcanzar los límites de su capacidad para aprender.

El aprendizaje basado en el cerebro sugiere que los educadores (incluyendo por supuesto a los padres) deben ayudar a los estudiantes a que tengan experiencias apropiadas y saquen provecho de esas experiencias.

Para pasar de la teoría de la investigación del cerebro a la práctica escolar, lo primero que hay que hacer es partir repensando la escuela: repensar de qué depende el pronóstico educativo de un niño. Y lo primero que encontramos son la familia y las capacidades de cada cual.

Para más información:

http://www.cronicadelquindio.com/noticia-completa-titulo-educacion_y_neurociencia-seccion-general-nota-79064.htm

 

 

Deja un comentario